Los tres pilares de «El Libro del Búho»

Hola, te saludo desde una mañana rodeada por el hermoso sonido del canto de las aves 🥰 el complemento perfecto para compartir este ratito contigo, ¡Ni música pondré!

Bueno mi querido lector, seguimos con los tres pilares de «El Libro del Búho» del autor Diego Pérez Martínez. En el artículo anterior de «Libros Recomendados» Diego nos contó sobre la España vacía. Pues bien, aquí encontrarás los otros dos pilares que son la mitología local y la magia desde su perspectiva más fantástica.

Así que seguimos con Diego y los tres pilares de «El Libro del Búho» Vamos a por ello 😍

La mitología del viejo norte

A mí, personalmente, me sucede que, cuando pienso en las altas cumbres y profundos bosques del norte de España, me vienen inmediatamente a la mente sus leyendas y sus criaturas mágicas.

Soy un gran aficionado a la mitología (en su sentido más amplio) y leo de todo: no solo la clásica, la celta o la nórdica, sino también la lapona, la estona, la mongola, la sioux,… Y por supuesto la española también. Y si por algo se destaca la de toda esa zona de nuestro país es por haberse conservado en muy buen estado.

Por supuesto el cristianismo ha hecho un buen trabajo suplantando ancestrales tradiciones por las propias, pero aun así la base y la esencia de antiguas creencias paganas sigue ahí.

Para empezar tenemos la larga lista de criaturas mágicas directamente vinculadas con el resto de culturas indoeuropeas del resto de Europa.

Dragones, hadas, ninfas, gigantes, elfos y otros seres feéricos son comunes en las leyendas de toda la región cantábrica.

Pero sus nombres y formas son distintos a los que nos tienen acostumbrados las culturas nórdica y anglo-sajona: A los dragones se les llama cuélebres, culuebro, culebrón o sierpe; a las hadas y las ninfas se las conoce como xanas, anjanas, mouras, lamiak,… ; a los elfos como duendes, trasgos, trentis, sumiciu, iratxoak, …; a los gigantes y cíclopes como pataricus, ojáncanus, jentiles,…

Detrás de estos extraños nombres se encuentran criaturas fantásticas que se asemejan enormemente a las del resto de la Europa indoeuropea.

Así las xanas son espíritus que o bien viven en las aguas o en los bosques o en los montes y que, como sus contrapartidas las ninfas o las nixes, adoptan la forma de bellas mujeres que en ocasiones pueden ser observadas al borde del agua peinando sus largas cabelleras o guardando valiosos tesoros.

La mitología del viejo norte

Los cuélebres, por su parte, son una de las múltiples formas que adoptan los dragones en Europa. Hollywood nos ha acostumbrado a una sola: un reptil de gran tamaño con cuatro patas y alas.

Pero desde la antigüedad el dragón ha adoptado muchas otras formas y nombres: el wyrm o lindworm era un reptil que poseía únicamente dos patas y una larga cola, pero no tenía alas; la hidra y el ladón de la mitología griega eran una especie de serpiente gigante de múltiples cabezas; el dragón de la Cólquida, el que guardaba el vellocino de oro, era solo una serpiente de gran tamaño; y el cuélebre del norte de España una gigantesca serpiente alada.

No obstante estas evidentes diferencias físicas, la mayoría de ellos suelen tener en común ser reptiles con cuerpo y cabeza de serpiente y guardar algún tesoro rico en oro.

En cuanto a los elfos, se les suele describir como espíritus de aspecto humanoide, pequeño tamaño e increíbles poderes mágicos. Sin embargo, sus nombres son tan variados como lenguas y dialectos hay en Europa: pixies, brownies, leprechauns, lutin,… y en España los términos más usados son duende o trasgo.

El contexto en el que se desenvuelven estos seres fantásticos son una infinidad de leyendas que guardan también increíbles similitudes entre ellas.

Hasta tal punto es así que muchos folcloristas teorizan sobre la posibilidad de que los aedos o juglares que las recitaban en realidad las copiasen y modificasen tanto a los largo de los siglos que al final haya resultado el enorme abanico de mitos que conocemos hoy en días.

Yo, por mi parte, creo, más bien, en un origen común a todas ellas para explicar sus semejanzas. A partir de esta premisa, decidí construir una mitología única capaz de explicar el porqué las leyendas se parecen tanto las unas a las otras, independientemente del lugar del que procedan.

Para eso usé elementos autóctonos y otros exógenos a la tradición española y los mezclé de forma coherente para crear un legendario creíble cuyos orígenes se perdiesen en las nieblas del tiempo.

No daré aquí más detalles para no desvelar nada de la trama, de modo que si el lector quiere saber más tendrá que leer El libro del búho.

La Magia del Libro del Búho

La magia

Por último, el tercer ingrediente que conforma mi novela es la magia. En mi libro numerosos personajes son capaces de realizar hechizos de distinta índole, pero esta habilidad no está al alcance de todos.

Muy al contrario, en El libro del búho los magos, si bien son reales y existen en el mundo ordinario, son tan escasos que el resto del mundo desconoce de su existencia.

Sin embargo, el lector no debe esperar encontrar una magia de un poder casi divino, como la que nos muestra la saga de Harry Potter, sino algo más sutil y limitado.

Estos son los tres pilares con los que di forma a mi primera novela, El libro del búho, que espero que haga viajar al lector muy lejos de sus preocupaciones cotidianas y a la vez le permita descubrir una nueva perspectiva de la cultura española y esa España vacía de la que tanto se habla.

¡Que disfrutéis leyéndolo!

¡WoW! A que molaría leerse «El Libro del Búho» magia, leyendas, criaturas mágicas. ¿Y qué te ha parecido lo de las ninfas?, ¡Una pasada! por ahí leí que no eran muy buenas ¿Tú qué crees? ¿Aparecerán algunas en el Libro del Búho? ¿Cómo serán ahí? 🤨

Bueno, bueno, bueno… Te dejo con todo este montón de preguntas 😅 sin antes decirte que te pases por aquí para que te suscribas, porque… tu próxima lectura seguro segurito está ahí 😉

Un abrazo gigante y feliz jueves.

Aquí, tu próxima lectura

Suscríbete al género que te guste y te avisamos de las nuevas incorporaciones al catálogo

¡Tu próximo libro está aquí!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Acceso autor/a